Lucas Arango Díaz

Lucas Arango Díaz

Director Taller de Diseño
Arquitectónico y Asesoría
Bioclimática

LA IMPORTANCIA DEL VIDRIO EN FACHADAS PARA LA GENERACIÓN DE AMBIENTES LUMÍNICOS DESEADOS

La importancia del vidrio en el desempeño de la iluminación natural en ambientes interiores parece un tema simple y casi obvio: se trata de la superficie traslúcida más usada actualmente a nivel mundial en los proyectos arquitectónicos con el fin de garantizar simultáneamente el acceso a la luz natural en ambientes interiores, posibilitar visuales al exterior, generar efectos de transparencia en la fachada, favorecer la protección contra factores externos (lluvia, polución, ruido, radiación), entre otros.

Lo que no resulta tan obvio es, ¿cómo debería ser el sistema de fachada para lograr el ambiente lumínico deseado? ¿Cómo deben disponerse las superficies vidriadas y las superficies opacas de una fachada?

Hasta hace pocos años la expresión ambiente lumínico deseado parecía referirse exclusivamente a un enfoque relacionado con el deseo de generar espacios interiores con niveles lumínicos (iluminancias) suficientes para realizar tareas visuales. Las crisis energéticas y ambientales derivaron en la necesidad de concebir y construir edificaciones energéticamente eficientes, lo que por supuesto incluye minimizar, tanto como sea posible, el uso de iluminación artificial en las horas diurnas. Basta con revisar códigos y normativas relacionadas con el uso de luz natural en edificaciones para evidenciar tal enfoque: lo más típico que se encuentra en estos, son los listados de tipos de espacios a los que se les asocia una iluminancia requerida.

Por ejemplo, 500 lux para ambientes destinados a actividades típicas de lectoescritura en puestos de trabajo. Este enfoque, aunque sin duda puede resultar injustamente incompleto frente al potencial de la luz natural en arquitectura, otorga gran importancia a las aberturas vidriadas de la fachada pues da prioridad a la maximización de área del ambiente interior, durante tanto tiempo como sea posible, con niveles lumínicos adecuados. Esto necesariamente implica indagar acerca del tamaño ideal y de la estratégica localización de las aberturas en la fachada, lo que, reitero, no es tan obvio, pues depende de diversas variables.

No se trata tampoco de generar sistemas de fachada excesivamente vidriados para garantizar mucha luz natural. El exceso de luz puede generar deslumbramiento, que se traduce en incomodidad visual.

La comodidad visual, que podría definirse como la sensación psicológica y fisiológica de satisfacción con el ambiente lumínico alrededor, se trata de un enfoque que complementa el discurso de crisis ambientales y energéticas con las necesidades, deseos y comportamiento de las personas que ocuparían las edificaciones, para referirse a la expresión ambiente lumínico deseado. Se trata de considerar también el bienestar de las personas a la hora de incluir la luz natural en edificaciones. De lo anterior se deduce que el uso de vidrio en las fachadas es fundamental, pero que resulta necesario establecer cómo sería ese uso para garantizar la distribución adecuada de luminancias en el campo visual, y de niveles lumínicos suficientes. Niveles lumínicos excesivos comúnmente generan que las personas en las edificaciones bloqueen el ingreso de rayos solares con cortinas u objetos dispuestos en aberturas, lo que también crea la necesidad de encender iluminación artificial en las horas diurnas y, por tanto, redunda en proyectos menos eficientes energéticamente de lo deseado.

Ante este panorama, es claro que identificar estrategias de fachada adecuadas para garantizar control solar complementa las preguntas acerca del tamaño y localización ideales del área vidriada en fachadas.

Ahora bien, dentro de la expresión de ambiente lumínico deseado, la relación entre ciclos circadianos y ambientes iluminados naturalmente de manera adecuada está tomando cada vez más fuerza en el contexto internacional. Es claro que el ciclo de luz-oscuridad del día a día estimula y suprime la secreción de hormonas que permiten a las personas disponerse a descansar o trabajar. Sí, ambientes con condiciones lumínicas adversas pueden minimizar la productividad de las personas en ambientes laborales o académicos, por ejemplo, o pueden estimular el sueño. De nuevo, este enfoque biológico otorga gran importancia a la luz natural en ambientes interiores y genera preguntas acerca de cómo podría ser el sistema de fachada que adecuadamente dosifique el uso de superficies opacas y vidriadas.

Por último, y no menos importante, el enfoque estético. Se trata del enfoque que prioriza en el diseño la percepción, la sensibilidad, la transmisión de emociones. La expresión ambiente lumínicamente adecuado también puede entenderse como aquel que trasmite lo que el arquitecto se propuso transmitir a través de la luz natural. La luz juega un papel fundamental en esa transmisión, o acaso, ¿qué sería de la arquitectura sin la luz natural? Esta es la lógica que estimuló al gran arquitecto Luis Kahn a declarar “No puedo definir el espacio como tal sin la luz natural” o a Le Corbusier a manifestar que “La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”. Este magnífico enfoque, tan olvidado en muchos contextos, evidentemente también valora el uso del vidrio en la envolvente arquitectónica.

No se trata, pues, de la importancia en el uso del vidrio en fachadas para garantizar ambientes interiores iluminados naturalmente de manera adecuada, eso es obvio. No se trata de discutir en cuál de las posturas de la inclusión de luz natural en ambientes interiores resulta más conveniente utilizar el vidrio, pues en todas lo es. Se trata de cómo configurar estrategias para hacer un uso inteligente del vidrio en fachadas, y de explorar las posibilidades tecnológicas del mismo para garantizar ambientes energéticamente eficientes, visualmente cómodos, biológicamente estimulantes y que transmitan las intenciones arquitectónicas. Se trata de diseñar la luz. ¡Ese es el reto! ¡Al alcance tenemos el material que nos ayuda, sólo resta potencializar su uso!

COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email