EL CONFORT SOSTENIBLE, ¿LUJO O NECESIDAD?

Cada ser humano piensa y siente diferente, ¿Es posible tener espacios habitables que conjuguen confort y sostenibilidad?

¿El confort hace que los proyectos estén fuera de nuestro alcance en términos económicos?

En términos sencillos, la sostenibilidad es la capacidad de mantener los recursos actuales sin comprometer los futuros, siempre basándose en los tres ejes que la integran: el social, económico y medio ambiental. Para el mercado de la infraestructura y la construcción, hay líneas de acción bien definidas basadas en valores que aportan, entre ellas: asegurar una fuente de recursos, su reutilización, el uso de materiales que contribuyen con valor adicional al proyecto, todo esto enfocado a lograr una mayor eficiencia energética, que la calidad del aire sea optima, que la temperatura sea adecuada, y todas ellas orientadas a proveer un futuro mejor para todos.

Hablar de Confort, nos lleva a pensar inmediatamente en estar a gusto, sentirse bien, en un espacio acogedor, donde no haya distorsión, ruido estridente, calor o frio, un hábitat ideal en términos generales al bienestar.

El Confort Sostenible está por encima de la barrera de lo que hoy se califica como construcción VERDE, los procesos, las obras, los sistemas, las casas, los comercios, todo habla de sostenibilidad y busca el confort.

Hoy vivimos más del 90% del tiempo entre cuatro paredes, lo que nos lleva a que estos espacios sean y deban ser más eficientes y confortables.

Saint-Gobain está a la vanguardia, somos conscientes de la importancia de contribuir a este objetivo común, somos precursores de procesos de economías circulares, nuestra filosofía está basada en la sostenibilidad y en lograr el bienestar de las personas, por ello desarrollamos nuestra etiqueta Multi Confort, que está integrada por cuatro pilares, Ver, Escuchar, Respirar y Sentir.

VER – Sin LUZ, prácticamente no habría vida y el mundo sería un lugar muy diferente. Para la humanidad, la luz siempre ha estado estrechamente asociada con la calidez, la seguridad, la salud y la felicidad.

Una conexión visual con el mundo exterior a través de vistas exteriores también es crucial para una sensación óptima de bienestar. Todos podemos apreciar que trabajar en una oficina sin ventanas, incluso en condiciones de iluminación inadecuadas, es una experiencia totalmente diferente a trabajar con una vista exterior. Numerosos estudios científicos registran los impactos positivos de estos últimos sobre el estado de ánimo, la satisfacción laboral y la productividad. Debemos diseñar considerando la mayor cantidad de luz natural posible.

ESCUCHAR – El RUIDO está en nuestro entorno, esto trae nuevos desafíos acústicos a nuestra vida cotidiana. Nuestras investigaciones han demostrado que los entornos de sonido bien diseñados en oficinas o escuelas ayudan a mejorar la concentración y permiten una mejor comunicación. El aprendizaje es más efectivo y menos agotador cuando los estudiantes pueden escuchar y entender cómodamente a su maestro. En los hospitales, reducir el estrés y el insomnio creado por los altos niveles de ruido ayuda a los pacientes a recuperarse más rápido y facilita el trabajo del personal. En nuestros propios hogares, la protección contra los ruidos contribuye a una sensación de seguridad y privacidad.

Es claro que cuando estamos acústicamente cómodos, cuando el ruido no deseado está bloqueado y podemos escuchar claramente los sonidos beneficiosos, somos más productivos, felices y tenemos menos problemas de salud.

RESPIRAR – El AIRE es vital para la vida humana: podemos vivir 30 días sin comer, tres días sin beber, pero solo tres minutos sin respirar.

Cuanto más fresco sea el aire que respiramos, más sanos nos sentimos en los edificios en los que vivimos, trabajamos y jugamos. Sin embargo, a menudo no pensamos en la calidad del aire como un factor en el diseño de edificios.

El polvo, el moho y el polen pueden reducir rápidamente la calidad del aire que respiramos dentro de un edificio. Y muchos productos de uso diario contienen químicos que pueden causar irritación sensorial. Las posibles fuentes comunes de contaminación del aire interior incluyen desde productos de limpieza y cuidado personal hasta impresoras, materiales y mobiliario.

Si contamos con un suministro constante de aire limpio y fresco, libre de contaminantes y mal olor, somos más productivos, felices y tenemos menos problemas de salud.

SENTIR – Aunque las TEMPERATURAS extremas pueden ser fatales, incluso las fluctuaciones suaves pueden causar incomodidad: las habitaciones pueden calentarse demasiado para dormir por la noche, las oficinas pueden estar demasiado frías para trabajar durante el día, las extremidades se pueden poner rígidas debido a corrientes de aire, etc.

No existe una receta de “talla única” para el confort térmico, esto se logra a través de la correcta y equilibrada combinación de sistemas de construcción, que se adaptan tanto al clima local como al tipo de actividades realizadas en el edificio en particular.
Todos estos conceptos están en nuestro día a día, quizá no les incluimos en la lista de prioridades cuando pensamos en nuestra salud y cuando pensamos en donde esta nuestro hábitat.

Esto responde a las preguntas iniciales. Podemos decir que si diseñamos basados en los principios del Multi Confort, esta será sin duda la mejor forma de hacer un espacio sostenible, confortable, y el lugar al que siempre queremos volver. Somos seres humanos dependientes y nuestro espacio es parte de ello, construir mejor está en nosotros, hacerlo por un futuro mejor también y siempre con la idea del bienestar de sus ocupantes.

En términos de inversión, el diseño puede lograr que los ahorros inmediatos, a corto y mediano plazo sean la solución ideal, donde nuestro patrimonio va de la mano del futuro, a la vanguardia y pensando en el compromiso que todos tenemos con este planeta, construir para un futuro mejor.

Luis Alberto Vega
Director Hábitat
Delegación General México, América Central, Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú
vivir.bien@saint-gobain.com

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email